Crónica de Angra y Alquimia conquistando Híspalis

Fecha: 
02/10/2016 - 20:15
Valoración: 
Notable

Emotivo y vibrante show de ambas bandas que demostraron ser una combinación muy solvente.

Costó, pero finalmente conseguí acreditación con Madness Live vía MetalSpain. Gracias al staff de MS, y en concreto a Rosanera por su mediación y consejos. Esperemos poder colaborar en otra ocasión con ambos. Hecha esta puntualización, vamos con el meollo del asunto.

Enorme expectativa levantó la venida de los brasileños Angra a Sevilla, por vez primera, acompañados de unos solventísimos Alquimia, que en mi opinión se marcaron un sensacional concierto, disputando el cetro de la noche a la banda de Bittencourt, aunque esto tampoco es que fuera una competición.

Una hora antes llegamos a los aledaños de la Custom, con ganas de echar unos tragos y departir con amigos y gente cercana, que cada vez conocemos a más, y eso agrada. Por allí estuvimos con Augusto y Manu (amigos, primero, Saga Promusic, después), Jose R. Falcon y cuadrilla, unos simpatiquísimos y cercanos Solarys de Córdoba que me traían de regalo su cd “Nemastë” (con familia y amigos, madre metalera y to', jaja, un abrazo), Rafael, Imanol Nocheterna y Daniby por “Sevilla Metal”, Alex, Dani P. Villanueva, Antonio y M. José, Bethany de Eteddian, más cordobeses (Rvfvs Rvbio y la peña de Arkhya), y más gente que finalmente respondió a la llamada de un evento que prometía ser intenso y vibrante, como así fue.

Calculamos que no se llegaría al aforo de los 400 asistentes, pero buena entrada en cualquier caso, para el precio y un domingo.

Sin problemas para acceder como medio acreditado, muy buen trato por parte de la Sala Custom y su personal, incluyendo posibilidad de salir fuera y todo fluyendo en el foso, que pisaba por primera vez, algo tenso por no saber muy bien cómo iría la cosa (August de Baquetas & Púas y Rosanera ya me dieron buenos consejos). Y genial que fue el embate gracias al buen rollo entre compañer@s y a que mi padre me había dejado la cámara “nique” para sólo preocuparme de enfocar y buscar buenos planos y ángulos; me descubro ante Usted, Sr. J. Luis Alarcón. Instantáneas muy decentes para un neófito.

La Alquimia de Rionda fundió oro a las mil maravillas. ¡Qué conciertazo se curraron! A mi parecer, bien elegido el set list, con tres temitas que no pueden faltar como son los chispazos de Avanlanch, esos himnos imperecederos marca del Maestro calvete de pañuelo sempiterno: “Xana” (tercer trallazo de su actuación), “Delirios de grandeza” (sublime, sentida), ya entrada la noche y ya finalizando un salvaje y nostálgico “Torquemada” recordando las barbaries de la Iglesia como institución. En ese momento ardió la Custom…

Habían abierto fuego con “Indomable”, sin tregua alguna, muy fuertes desde el principio, demostrando que la decisión tomada en su día por el Sr. Rionda de aparcar (hibernar, esperemos) Avalanch es acertada pese a que algunos aún somos (éramos) reacios. Lo cierto es que tras verles en vivo dos veces y media (1/2 en Leyendas 2015), constato que el potencial es enorme y la calidad mayor.

Cortes que hemos de reseñar como destacables: todos. Pero en concreto nos quedamos con una preciosa “Vulnerable” (perdón por la errata en Twitter) donde sacaron a relucir calidad pura.

“Dama oscura” si no recuerdo mal fue el segundo del show y les quedó genial, con Rubén Lanuza muy activo, un Duarte insaciable, un Chez que recreaba atmósfera con sus teclas, quien luego saldría con su instrumento versión inalámbrica y un Maese Rionda como “Divino Providente”. Lo del frontman Ramos es de Cum Laude…

Y para reventar ya fue lo de “Sacrificio”, la vertiente más Power del grupo Astur, vertiginoso y potente al máximo.

Otras perlas del alquimista: “Sol negro”, muy Avalanch, con ese estribillo excelso y esas melodías exquisitas; “Divina providencia” y las mencionadas joyas Avalanch.

Destacar como algo que no debiera ser anecdótico el buen feeling entre bandas, subiendo a cantar junto a Alquimia Il Signore Tardiglione y también Rafael Bittencourt, en un gesto que se repetiría a la inversa a posteriori.

     ¡Redonda actuación!

Angra. Lo tenía relativamente fácil la formación carioca, por el ambiente Al´Punto (como el puesto de comida del mítico Antonio), por ser su primera arrivada, por su caché como banda, por ser el XX aniversario del “Holy Land”…

Empezaron con dos composiciones del nuevo disco “Secret Garden” y posteriormente enlazaron, como no podía ser de otra forma, con el “Holy Land” que hilaron casi de corrido: una enorme “Nothing to say”, otra magistral y con mucho feeling “Silence and distance”, una siempre bizarra pero singular, por la duración, esos ritmos étnicos y los cambios de ritmos en plan carrusel magistrales, “Carolina IV”, pasando por una espectacular “Holy Land”, “Shaman”, la preciosa “Make believe” con guitarra acústica.

“Deep blue", que sonó descompensada, y es que el sonido para Alquimia fue mejor que para los de Bittencourt, quienes tuvieron que pelear con algunos problemas también con los micros (F.Andreoli no cuadraba coros en ocasiones). “Deep Blue” en formato intimista con la omnipresencia de la percusión de tambores, timbales y demás instrumentos –hasta uno hecho con tapones para recrear algún tipo de atmósfera a lo Shaman-, con los (no) teclados Hammond y la guitarra de Rafael, pose “NarcoCorrido”, según unos, “PasiónGavilanes”, según otros (ese gorrito güeno y bigotes…jajajota) metiendo voces de nuevo para segundos después de dar inicio al profundo azul entrar toda la banda en acción y sonar más compactos, con un gran solo de Barbosa… ésta no me llegó a convencer, como tampoco el hecho de que el líder de la formación brasileira cogiera el micro unas cuantas veces; no canta mal del todo pero no es para ese extremo, considero, y no me gusta ese tono tan nasal (aunque pa' Gustos, Colores). Para eso está el gran Fabio, ¿no? Pero es su banda y… 

Pasamos a “Lullaby for Lucifer” con Rafael empeñado en que le coja tirria por volver a cantar… Sólo ante el peligro, bien al principio pero desentonando luego en alguna parte del tema…

Vayamos a algo mejor, con el dúo que formó el mismo Bittencourt junto a Rionda en set nuevamente acústico, para “Bleeding Heart”, luciéndose el asturiano en un precioso y fino punteo, terminando ambos fundidos en emotivo y, se notaba, sincero abrazo.

Mi memoria a veces lanza el mensaje “wrong” y no pongo cara al tema/s que precedieron a un potentísimo “Nova era” de la etapa Falaschi (enorme vocalista), que cerró una satisfactoria actuación, subiendo a la 'gran tabla' Israel Ramos compitiendo sanamente con el vozarrón de Lione en un espectáculo vocal muy digno.

     ¡Vuelvan a conquistar Híspalis, obrigado!

Pablo “Aliscar” Alarcón

Establecimiento relacionado: 
Provincia: